Jabón cosmético sólido, ideal para la limpieza más natural y eficaz de la piel.

El jabón natural y tradicional de toda la vida, limpia a la vez que cuida y protege las pieles más delicadas y sensibles. Además, por su composición, es respetuoso con el medio ambiente.

Se produce mediante  saponificación, una reacción química  resultante de la mezcla de los tres  ingredientes clave de la jabonería: agua, aceite y sosa. Esta reacción química, transforma los tres ingredientes convirtiéndolos en jabón natural, libre de químicos y tóxicos, y al que posteriormente, en la última parte del proceso de cada jabón, se le pueden añadir otros extractos, aceites y aromas para los diferentes tipos de piel, y aportarles propiedades específicas en cada caso. En este proceso de saponificación, también se obtiene glicerina vegetal que aporta propiedades humectantes y suavizantes.

La base de nuestro jabón, es el aceite de coco, uno de los mejores aceites cosméticos para la higiene personal. Proporciona una abundante espuma muy cremosa y posee propiedades suavizantes e hidratantes, siendo ideal para todo tipo de pieles incluso las más sensibles o atópicas. El jabón es producido en frío sin calentar los ingredientes, para que las propiedades de los aceites se conserven en mayor cantidad en el producto final. No presenta propiedades comedogénicas (no sobreengrasa ni tapona los poros).

Un jabón cosmético sólido elaborado mediante este proceso tradicional, es siempre un jabón alcalino con un valor aproximado de pH=9. Es ideal para evitar enfermedades y contagios, y para cuidar la piel de manera saludable. Al tener un pH alto, limpia en mayor profundidad, dilatando los poros de la piel y siendo la limpieza más eficaz desde dentro, eliminando olores corporales. Este tipo de jabones, al estar enriquecidos con aceites y mantecas, hace que la piel se reajuste y recupere su pH en pocos minutos después de su uso, sin dejar sensación de tirantez.

Es ideal para la higiene diaria de cuerpo, cara y manos. Como jabón de baño, cuida y nutre la piel, y como jabón desmaquillante, limpia y elimina impurezas. Por ello, es un excelente complemento para tratamientos estéticos. Una buena limpieza de la piel realizada de manera saludable, es el primer paso indispensable para aplicar de forma eficaz cualquier tipo de tratamiento estético, dejando la piel mucho más receptiva. Limpia eficazmente y cuida la piel, de las manos más delicadas.

A todos estos beneficios, hay que sumarle su packaging ecológico producido a partir de recursos 100% naturales y sostenibles.

¿Te animas a probarlos?

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.